La tecnología crece hoy en día de manera exponencial. Lo que en el pasado tardaba literalmente siglos en desarrollarse, hoy en día es cuestión de décadas o incluso lustros.

El coche de motor como lo conocemos ahora, fue creado por Karl Friedrich Benz por primera vez en 1886 en Alemania. Veinte años después, en plena revolución industrial, Henry Ford comenzó a producir coches en cadena alcanzando 15 millones de ejemplares. Sin embargo en tan solo un poco más de un siglo, su transformación ha sido casi total. Desde su velocidad, que en un principio era de 20 km/h, hasta la revolución total en cuanto a entretenimiento y funcionalidad.

Pero si en tan solo un siglo hemos visto estos cambios, ¿qué es lo que nos espera para las próximas décadas? Estas son las diez características de los coches del futuro
NO MÁS EMISIONES
La realidad es que hoy en día estamos siendo ya testigos de los coches del futuro color Vino crianza . En el año 2017, se pusieron ya en marcha los coches eléctricos 2.0, los cuales pueden recorrer de 300 a 400 kilómetros sin necesidad de recarga.

Se estima que para el año 2030, por lo menos en Alemania y en algunos otros países del norte de Europa, solamente habrá coches eléctricos circulando. Las autopistas tendrán postes de carga, que permitirán cargar batería en menos de 10 minutos y los coches de gasolina serán cosa del pasado.

Para el 2050, los coches de gasolina serán absolutamente cosa del pasado y los coches eléctricos serán la única alternativa.

CERO ATASCOS
La conectividad que existirá entre todos los coches en circulación permitirá guardar distancias de seguridad entre unos y otros. En caso de emergencias, todos los coches frenarían al mismo tiempo y, en situaciones de atascos, los vehículos se distribuirán de manera inteligente por distintas rutas alternativas para evitar atascos.

LLAMADA DE EMERGENCIA AUTOMÁTICA
Para el 2018, todos los coches matriculados en la UE tendrán la capacidad de emitir un aviso automático de emergencia en caso de accidente. Esto disminuirá en gran medida la gravedad en los accidentes de tráficos, al reducir el tiempo de espera.

COCHES AUTÓNOMOS
En los próximos cinco años, se podrá conducir con piloto automático dentro de las ciudades. Estos coches autónomos además de contar con la capacidad de adelantar en automático, serán capaces de detectar semáforos y señales, y al estar conectado a servicios como Maps o Waze, sabrá de manera inteligente elegir de manera autónoma las rutas ideales.

En un inicio, el conductor seguirá siendo importante para ciertas responsabilidades, pero a largo plazo (para el 2025), los coches autónomos por completo, acapararán las calles.

ASISTENTE PERSONAL
Los coches autónomos irán mucho más allá de la capacidad de conducir por sí mismos. Los coches del futuro tendrán la facultad de conocer nuestros gustos y preferencias a la perfección.

Por medio de reconocimiento facial, los coches del futuro sabrán ya incluso antes de que usted se suba a su vehículo, cuál es su temperatura preferida, la música que le gusta oír, predecir su destino y contará con notificaciones inteligentes, por ejemplo previsión de atascos, retrasos de vuelos en caso de ir en camino al aeropuerto, pronósticos del tiempo, etc.

Esta tecnología puntera está siendo ya desarrollada por Jaguar Land Rover, y se llama Smart Assistant.

TAXIS SIN CHÓFER
Gracias a la conducción autónoma, los taxis podrán prescindir de chófer dando lugar a los taxis robot. Los taxis recogerán a sus clientes sin necesidad de conductor y podrá solicitar este servicio a través de su móvil, donde podrá indicar también su destino y preferencias de viaje. La compañía Uber se encuentra ya desarrollando la tecnología necesaria para lanzar próximamente en los Estados Unidos